¿Por qué un vecino de Villaverde debe pagar con su IBI el alquiler social del que vive en el centro?

desahucios-600x362[1]

A pesar de que España no es de los países desarrollados con mayor desigualdad, sin embargo después de las transferencias estatales somos de los países que menos combatimos la desigualdad. Eso quiere decir que a pesar de la ingente cantidad que dedicamos a ayudas y subvenciones de distinto tipo, no consigamos atajar con eficacia la desigualdad (o al menos no tanto como otros países de nuestro entorno).

Hoy, el Ayuntamiento de Madrid, a través de su alcaldesa ha anunciado la paralización de 220 viviendas que iban ser vendidas a fondos de inversión, o como se dice en los medios de izquierda, fondos buitres. El titular parece bondadoso pues a primera vista parece una gran obra llevada a cabo por el gobierno de la gente. No obstante si leemos la letra pequeña nos adentramos en la realidad: las 220 viviendas están situadas en pleno centro de Madrid, donde los alquileres alcanzan para una vivienda promedio sobre los 700-900 euros de renta frente a los 400-600 euros que se paga por alquilar en Villaverde.

El alquiler social suele rondar los 100-300 euros, por lo que el ciudadano que vive en Villaverde y paga su elevado (gracias a Ana Botella) Impuesto de Bienes e Inmuebles debe financiar los, imaginémonos, 6000 euros anuales, los que dejan de pagar aquellos beneficiarios del alquiler social en pleno distrito centro. Sin entrar en asuntos relacionados con la polución, esta paralización atendiendo a sus costes directos parece una mala política, más aún cuando se pueden movilizar los recursos de manera que estas mismas familias puedan acceder a otros alojamientos iguales en otras zonas de la ciudad y que son menos costosos para los contribuyentes.

Hay que recordar que el IBI es un impuesto proporcional sobre el valor catastral, por lo que no cumple un papel progresivo como el IRPF, lo que implica que las capas bajas y medias de la sociedad madrileña tengan que contribuir mucho más a las arcas municipales.

Esos son los costes directos pero… ¿y los indirectos?. Si uno sigue leyendo la noticia, la intención de los fondos de inversión (o buitre, a gusto del consumidor) era la de reformar los pisos para hacer viviendas de lujo. Eso, por los desahuciados, se veía como algo negativo. La verdad, muy a su pesar, es que si así se hiciera el propio Ayuntamiento se podría ver beneficiado de esa venta a través del Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU) permitiendo incrementar la recaudación y muy posiblemente el valor catastral de esos pisos cuando se revisen (lo que implica mayor recaudación por IBI).

Al final lo que se prometía como buena noticia, acaba siendo nefasta. Nefasta en primer lugar porque impide asignar eficientemente las ayudas sociales a fin de que consigan llegar a más gente. Segundo porque los efectos indirectos (en especial a nivel impositivo) son aún más devastadores que los directos. Tercero porque siguen perpetuando la misma estructura de desigualdades tras la acción del Estado. Al final la pregunta que suscita es: ¿Por qué un vecino de Villaverde debe pagar con su IBI el alquiler social del que vive en el centro?

Advertisements

Abogado y economista en potencia por la URJC. Algo protestante y algo liberal. Sígueme en @Arranzz.

Posted in Uncategorized

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: