La gran estafa piramidal pública: en 2014 los hogares más ricos fueron los de los jubilados.

social_security[1]

Esos son los datos que arroja el Instituto Nacional de Estadística. La renta media por unidad de consumo fue de 19.278 en los hogares de personas de más de 65 años, superando así al segmento tradicionalmente más rico de entre 45 y 65 años con una renta de 19.168€. Eso quiere decir que las personas que reciben prestaciones públicas son más ricas que aquellas que están al final de su vida laboral y que por tanto tienen un salario superior a la media de la población activa.

Esto viene a reiterar la gran estafa piramidal de las pensiones públicas que no sólo genera un costoso peso al Estado del Bienestar, sino que también genera desigualdad económica entre generaciones.

Los actuales pensionistas son los nacidos durante los años 40 y 50 de la época franquista, sistema en el cual las contribuciones al sistema de previsión eran muy inferiores de las que son ahora (28,3%). Sin embargo serán los que mayores pensiones reciban, frente a la generación de los nacidos en los años 60 y 70 (los que más han contribuido al actual régimen), cuyas pensiones por el envejecimiento de la población (causa del fin del esquema piramidal) se reducirán sustancialmente.

A todo esto se añade el problema que supone tener una de las contribuciones a la seguridad social más altas de toda Europa. Una elevada contribución la Seguridad Social supone que para pagar el salario mínimo neto, la productividad del trabajador tenga que ser la de al menos un mileurista, reduciendo así las posibilidades de proyectos empresariales que puedan ofertar más puestos de trabajo. Y ante esto es necesario recordar que, con la reducción del desempleo, la demanda de empleo comenzaría a escasear, aumentando de esta manera los salarios de los trabajadores.

En cuanto a la desigualdad económica, hay que hacer notar que el papel del Estado Social no es el de transferir renta a todo el mundo, sino el de reducir las desigualdades con transferencias de renta a los más necesitados. Actualmente, sólo el gasto en pensiones (aunque habría que incluir otros beneficios sociales como puede ser la subvención del transporte público) supone un euro de cada cuatro que gasta el Estado, pensiones que como vemos contribuyen no a sacar de la pobreza a los mayores de 65 años sino a privilegiarlos con respecto incluso a los asalariados más ricos. Y es que esta desigualdad no sólo se produce en términos de renta, sino en términos de patrimonio. Es por ello por lo que se hace esencial reorientar el modelo de Seguridad Social no sólo para que sea sostenible, que también, sino para que sea más dinámico y justo con los que menos tienen.

Advertisements

Abogado y economista en potencia por la URJC. Algo protestante y algo liberal. Sígueme en @Arranzz.

Posted in Uncategorized

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: