La demagogia del salario mínimo traspasa fronteras

minwageterror[1]

54 a favor, 42 en contra. Ese es el resultado de la ley que permitía subir el salario mínimo hasta los 10,10$ por hora, desde los 7,25$ actuales. Ha sido rechazada. Dicha mayoría no es suficiente, pues se debe obtener el apoyo de un 60 senadores y los republicanos no están por la labor. Esa medida afectaría a 28 millones de estadounidenses, de los cuales medio millón podrían ir al desempleo por la subida de los costes laborales.

El salario mínimo es un conflicto antiguo.En Europa ha erosionado por igual a la derecha e izquierda. Pero en Estados Unidos aún se mantiene fuerte un sector importante del Partido Republicano que defiende, si no eliminar el salario mínimo, al menos no aumentarlo. Las razones son evidentes, el crecimiento de EEUU sigue siendo débil (0,1% en el último trimestre) y la creación de puestos de trabajo, pese a tener a la imprenta y la deuda pública a pleno rendimiento, no está siendo la esperada.

Al acabar los 8 años de Obama, la tasa de desempleo será mayor que cuando llegó y menor el número de trabajadores del sector privado. Su incompetencia y la de los demócratas para crear puestos de trabajo les ha hecho cambiar de estrategia política. Nada de lo que está ocurriendo es casual. El best-seller de Piketty, la desigualdad, el salario mínimo son asuntos que están saltando a la escena aupados por los medios de comunicación de los demócratas. Tratan de distraer la atención de la creación de empleo y de la recuperación económica para centrarse en la desigualdad. 

Y la demagogia, en política, siempre vende. No se trata siquiera de sacar adelante la subida del salario mínimo, simplemente de ponerla en escena. Pese a que era una promesa de Obama en 08′ aún no la había materializado. ¿Por qué? El motivo es bien sencillo: frenaría la recuperación. Ahora, con la llegada de las elecciones al senado, lo han utilizado como arma política para vencer su propia debilidad. Los demócratas, mejor que nadie, sabían, antes de que se produjese la votación, que no iba a salir hacia adelante. Pero nada vende más que una buena demagogia a la que el público estadounidense es, más que nunca, sensible.

La clave será el resultado de las próximas elecciones senatoriales que supondrán o no el fin de la era Obama y de sus políticas.

Advertisements

Abogado y economista en potencia por la URJC. Algo protestante y algo liberal. Sígueme en @Arranzz.

Tagged with: , , ,
Posted in Política
One comment on “La demagogia del salario mínimo traspasa fronteras

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: